La presencia de milicias chiíes cerca de Mosul irrita a suníes y kurdos

By | Julio 15, 2017



Ali Jamenei, el líder supremo de Irán, sonríe en el puesto de control entre Tawajna y Omar Khan. Para los habitantes de estas dos aldeas iraquíes de los alrededores de Mosul, suníes hasta la médula, la imagen del ayatolá chií es la última humillación y un signo inequívoco del peligro de volver a sus casas tras la expulsión del Estado Islámico (ISIS). El póster, como las banderolas que ondean sobre la casamata, lo han colocado los milicianos chiíes que gestionan el puesto. La presencia de estos no sólo irrita a la población local. También los militares kurdos se quejan del poder que les concede el Gobierno de Irak.

Seguir leyendo.



INFORMACION COMPLETA AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *