Una noche pavorosa en la que las llamas avanzan pese a los esfuerzos

By | Junio 19, 2017



Una noche pavorosa. La gente no se fía y pasa la noche fuera de sus casas, en la carretera, mirando para hacia dónde van las llamas. Dos días después, no hay control más allá del que manda el viento. En el alto de Cabeçadas, se ven los distintos focos y riachuelos de fuego que avanzan como si fueran lava. Los coches también se sienten atrapados. Se cierran unas carreteras y se abren otras. El primer ministro, Antònio Costa, pretendía hablar el domingo en el pueblo de Góis, pero no llega. Va a Cortes.

Seguir leyendo.



INFORMACION COMPLETA AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *